miércoles, 11 de febrero de 2015

Análisis de la banda sonora de dos secuencias de la película "Encantada"

Esta secuencia musical es una de las más famosas de la película y tiene lugar en Central Park; en ella Giselle quiere convencer a su amigo de que tiene que decirle a su novia que la quiere, y ella se lo demuestra cantando.
La realidad y la fantasía se mezclan, parece como si los dos mundos quisieran  imponerse el uno sobre el otro, al igual que en el resto de la película. Él representa al mundo real, a la cordura y la sensatez, y ella a la ilusión y la imaginación.
Cuando comienza a cantar el ambiente es realista rodeado de los sonidos de un parque. Después, cuando los músicos tocan con ella vemos los instrumentos que están sonando y comienza la canción. Él sigue hablando mientras les deja dinero, dando a entender que no quiere canciones (forman parte de esa fantasía a la que él no pertenece).
En el siguiente cambio de plano la música pasa a ser de fondo puesto que su intensidad se mantiene y suenan otros instrumentos como violines o bajo eléctrico que no aparecen. Ya no se escuchan los pasos, ni el sonido de ambiente del parque ni otros efectos de sala. Posteriormente, un diálogo entre los dos le vuelve a dar sensación de realidad, quedando la música en suspenso.
Aparecen los trompetistas y los músicos de antes en unas barcas para dar credibilidad a lo que está sonando, aunque la ausencia de sonidos del entorno y la intensidad musical nos dicen que no es posible que esa música se esté interpretando ahí.
Ella y todos los que se va encontrando a su paso parecen conocer la canción y se mueven de manera sincronizada, sólo el personaje masculino se aferra a su realidad cuando dice “yo no bailo”, “ni tampoco canto”. De hecho, hay un momento en el que todos tienen los brazos levantados menos él, que está sentado. Cuando por fin se pone de pie y levanta un poco los brazos, como para no desentonar demasiado, ese gesto es acompañado con un efecto de sonido similar al que usan para las hadas.
Otra vez volvemos al mundo real cuando vemos al príncipe, que busca a Giselle, y se oye la voz de ésta a lo lejos. También refuerzan esa sensación los sonidos de sus pasos, de la caída desde el puente y del tremendo choque con los ciclistas. La llamada de las palomas también es realista porque se escucha con poca intensidad cuando la cámara todavía enfoca al príncipe, y sube cuando aparece ella en el plano. También se escuchan las alas de las palomas aunque su comportamiento no es nada habitual y por eso un efecto sonoro da a entender que aquello es mágico. (Esta parte ha sido eliminada del vídeo)
Después de un tiempo en espera vuelve la canción, las coreografías y la fantasía, ocupando la música todo el espacio sonoro. Ya no se escucha ningún sonido real hasta que la canción termina y el griterío y los aplausos de los que han participado en ella ocupan su lugar. Se puede decir que ha ganado la fantasía y que ha hecho felices a muchas personas.
ACTIVIDADES
  1. Sombrea en el texto las palabras que hacen referencia a la idea general del texto: Fantasía y realidad se mezclan. Utiliza un color diferente para cada tipo (Por ejemplo, verde-realidad; azul-fantasía).
  2. Escribe junto a cada dato el minuto y segundo en el que aparece en el vídeo.
  3. Indica qué datos tienen que ver con los diálogos (D), efectos de sala (ES), efectos especiales (EE), música de pantalla (MP) o música de fondo (MF).


Esta secuencia de la película "Encantada" es un buen ejemplo del tratamiento sonoro que se le da a la fantasía y a la realidad, cuando Giselle trae su mundo de dibujos animados a la ciudad de Nueva York. Mediante una llamada ella consigue que los animales dejen su comportamiento normal para convertirse en unos improvisados trabajadores de la limpieza al ritmo de una canción.
Empieza con una música suave y aguda con un tempo indefinido mientras acompaña el despertar de la protagonista. Cuando ella echa un vistazo a su alrededor y ve el desorden, los sonidos graves se incorporan y vuelven los agudos cuando la cámara la enfoca de nuevo. Esto establece una conexión entre personajes y música que se va a mantener más tarde con los animales (sonido de flautas para las palomas, de violines haciendo glissandos para las moscas, pizzicato de los contrabajos cuando corren las ratas).
La llegada de las palomas es un buen ejemplo de sincronización puesto que la melodía ascendente que realizan las flautas coincide con el choque de la última paloma y su caída sobre el alféizar de la ventana con el golpe de timbal. La música pierde actividad cuando ella contempla cada grupo de animales, que producen sus sonidos característicos mientras esperan instrucciones. Ese momento de espera lo representa una nota tenida de los violines. Cuando ya parece tener las ideas claras empieza propiamente la música de limpieza con un pulso marcado. A partir de entonces numerosos gestos y sonidos están tratados rítmicamente dentro de la canción (por ejemplo, cuando le atan el lazo, cuando barre, cuando el ratón quita el tapón de la bañera, cuando frotan el suelo o el inodoro, incluso la aspiradora se traga a las cucarachas con ritmo).
La realidad (para la música, se oyen las sábanas, la almohada y los pasos) vuelve cuando la niña despierta a su padre (símbolo de la cordura) pero no antes, cuando la niña descubre lo que está pasando. De hecho, otro reflejo de esta vuelta a la realidad es lo que sucede un momento antes cuando una paloma se come una cucaracha. (Esta parte no aparece en el vídeo)

lunes, 11 de agosto de 2014

Tocar un instrumento ayuda a tu mente

¿Sabías que cada vez que los músicos tocan sus instrumentos hay fuegos artificiales explotando en su cerebro?

Por fuera se pueden ver calmados y concentrados, leyendo la música y haciendo los movimientos precisos que necesitan, pero dentro de sus cerebros hay una fiesta. ¿Cómo lo sabemos? Bueno, en las últimas décadas los neurocientíficos han avanzado mucho en entender cómo funciona nuestro cerebro al monitorearlos en tiempo real con instrumentos como el FMRI (Functional Magnetic Resonance Imaging) y escáners PET (Positron Emission Tomography). Cuando la gente está conectada a las máquinas, tareas como leer o hacer problemas matemáticos tienen áreas específicas en las que se puede ver actividad. Pero cuando los investigadores hacen que la gente escuche música ven fuegos artificiales: múltiples áreas del cerebro se iluminan al mismo tiempo al procesar el sonido. Los separan para entender la melodía y el ritmo y después los juntan en uno, disfrutando de la experiencia musical. Nuestro cerebro hace todo esto en fracciones de segundo mientras escuchamos la música y nuestro pie empieza a moverse al ritmo. Pero cuando pasaron de ver el cerebro de los oyentes al de los músicos los pequeños fuegos artificiales se convirtieron en una gran fiesta. Resulta que escuchar música estimula el cerebro de varias formas, tocar música es el equivalente a un ejercicio de cuerpo completo. Los neurocientíficos veían muchas áreas del cerebro iluminadas procesando información simultáneamente en complicadas secuencias interrelacionadas y muy rápidas.

Pero, ¿qué tiene el tocar música que enciende el cerebro?

Los investigadores aún no lo saben, pero los neurocientíficos tienen una idea. Tocar un instrumento involucra casi todas las partes del cerebro al mismo tiempo, especialmente las cortezas visual, auditiva y motora, y al igual que cualquier otro ejercicio, la disciplina y una práctica estructurada fortalece esas funciones cerebrales, lo que permite aplicar esa fortaleza a otras actividades. La diferencia más obvia entre escuchar música y tocarla es que tocarla requiere habilidades motoras finas que son controladas por los dos hemisferios del cerebro. También combina la precisión lingüística y matemática, las que involucran el hemisferio izquierdo, con el contenido creativo, que depende del derecho. Por estas razones, tocar música aumenta el volumen y la actividad del Cuerpo Calloso del cerebro, el puente entre los dos hemisferios, que permite que los mensajes entre los dos lados viajen más rápido. Esto les permite a los músicos resolver problemas más rápida y creativamente, tanto en situaciones académicas como sociales. Como hacer música involucra crear y entender el contenido emocional y su mensaje, los músicos, por lo general, tienen mayores niveles de funciones ejecutivas, una categoría de tareas unidas como planificar, estrategia y atención a los detalles, que requieren análisis simultáneos de aspectos emocionales y cognitivos. Esta habilidad también tiene un impacto en cómo funciona nuestra memoria. De hecho, los músicos tienen una memoria mejorada, creando, almacenando y recuperando información más rápida y eficientemente. Los estudios muestran que los músicos parecen usar sus cerebros interconectados para darle a cada memoria varias etiquetas, como etiquetas emocionales, conceptuales, auditivas y contextuales, igual que los buenos buscadores de Internet.

¿Cómo sabemos que estos beneficios están solo relacionados con la música y no con los deportes o con la pintura? ¿Podría ser que los músicos fueran más inteligentes de por sí?


Los neurocientíficos han explorado estos temas y han encontrado que los aspectos estéticos y artísticos de tocar un instrumento son distintos a cualquier otra actividad estudiada, incluyendo otras artes. En varios estudios con participantes al azar que mostraban los mismos niveles cognitivos y neurológicos al principio, encontraron que los que fueron expuestos a clases de música mostraron mejoras en múltiples áreas del cerebro comparándolos con el resto. Este estudio reciente sobre los beneficios de tocar música ha aumentado nuestro conocimiento sobre las funciones mentales, revelando los ritmos internos y las relaciones complejas que arman la maravillosa orquesta de nuestro cerebro.
 

viernes, 27 de junio de 2014

La música tradicional

Este magnífico vídeo que salió en la 2 el pasado 24 de abril, muestra desde diversos puntos de vista la situación de la música tradicional en nuestros días.

miércoles, 9 de abril de 2014

Los instrumentos de la orquesta

Gracias a María Jesús Camino por compartir con nosotros su estupendo trabajo sobre las familias de la orquesta elaborado con la herramienta Thinglink

miércoles, 26 de febrero de 2014

Letras para la convivencia

Durante la semana de la convivencia que ha acabado recientemente, los alumnos de 2º de E.S.O. y yo hemos estado inventando la letra de la canción "Going up yonder" con un contenido que nos ha hecho reflexionar sobre temas tan sensibles como el acoso escolar o la violencia de género. Este es el resultado.

2º A


Si eres acosado y lo estás sufriendo
no te calles, dilo, hazte un favor.
Tú, que le intimidas, no te da vergüenza,
puede ser tu amigo ¿y por qué no?
El bullying es acoso queremos que se acabe ya
El bullying te hace daño no lo consientas.

2º B


No sé qué ha pasado, mi mundo ha cambiado
solo me he quedado, ¿por qué a mí?
Ellos me insultan, me gastan mil bromas
que no me hacen gracia, no puedo más.
No tienes que callarte, enfréntate a tus miedos
podemos ayudarte, siempre adelante.

2º C

Me siento humillada, sola y asustada
vete de mi vida, déjame en paz.
Me arrepiento tanto de haberte pegado
déjame intentarlo una vez más.
Ya no puedo quererte
Te he dicho que lo siento, amor.
Me hiciste mucho daño, estoy dolida.
Ya no puedo quererte
Te he dicho que lo siento, amor.
Me hiciste mucho daño, estoy cansada.

2º D

Cuando llego a clase yo me siento solo
nadie me hace caso, no puedo más.
Siento que es mi culpa, aunque yo lo intento,
sigo siendo el raro, quiero cambiar.
Ya llevo mucho tiempo y no me lo puedo callar.
Hay que buscar ayuda y no sufrir más.

jueves, 23 de mayo de 2013

Rap de la tolerancia

Escucha hermano, todos estamos aquí para parar este juego de inhumanos.
No importa el dinero, no importa el color, no importa la raza, solo importa el corazón.
Soy distinto, qué más da, en esta vida hay variedad.
Que no sea igual que tú no significa que sea diferente, el ser racista no te hace más inteligente.
Oye, hermano, escucha lo que digo: “aunque seas extranjero, no eres mi enemigo”.
Chinos, negros, qué más da, el respeto reinará, todos juntos pa’ ayudar, tú respeta y te ayudarán.
Nadie es mejor por tener mucho dinero, todos somos iguales en el mundo entero.
Juzga por lo que hacen no solo por lo que ves ni por lo que piensas o por lo que crees.
No nos importa la raza ni el color y si a ti te importa desprendes mal olor.
No juzgues si no quieres ser juzgado, si vienes a insultar échate a un lado.
El racista se queja de que el extranjero le pega, pero siempre oculta que él empieza la pelea.
Qué se puede hacer para proteger su dignidad, qué se puede hacer para devolverles a la humanidad.
Aunque de otro color o de otra religión, lo importante está en tu corazón.
Somos iguales, somos diferentes, no nos importa lo que diga la gente.

Somos iguales, somos diferentes.